Árboles de ramas demasiado curvas

0
San Mateo Cuanalá, los últimos ladrilleros, dice Carolina. De inmediato apunto sus valiosas palabras: son una manzana arrojada por la suerte. Alzó la vista para agradecerle pero ya no está en la redacción. En...

El mundo sin, después de Leda

0
Reporte I Contrariamente a lo que las imágenes de otros mundos pudieran sugerir, el mundo sin Leda no es árido y carente de vida. Por el contrario, está lleno de movimiento. Todo aquí se asemeja...

En esta calle que antes fue río

0
La lluvia caía a borbotones. —Viví en una calle que antes fue río. Cuando llovía mucho se inundaba y el río volvía, entonces nos poníamos los trajes de baño, saltábamos a la corriente que...

Los pies de mi Dorotea

0
Primero fueron sus pies, blancura de extensión mínima enfundada en un par de huaraches rudos, manchados de lodo, los que una tarde de marzo subieron al unísono el último peldaño de la tienda y...

La pared desafiante

0
Me siento en el sofá; la ropa húmeda hace que mi cuerpo tiemble. Me quito el cubrebocas. “Estuvo fuerte la lluvia”, pienso y sigo temblando. No fue la lluvia lo que molestó mi cuerpo,...

El viejo y la niña rusa

0
Incluido en el libro Cuentos ligeramente perversos, Editorial Camelot América, España, 2022   El viejo yacía en su tumbona al lado de la piscina en el Hotel Hilton Diamante cuando tuvo la visión fulminante de lo...

Costanza

No es bueno seguir unidos

Bezoar

Apagón y Pausa