Ángela de la Cruz: Una vez que sale de la pared, para ponerse en cualquier lugar, la pintura se convierte en escultura

0
894


Usted estudió filosofía en la Universidad de Santiago de Compostela. ¿En qué medida influyó la Filosofía en su obra?

No acabé la carrera, pero la filosofia siempre ha estado muy presente en mi trabajo. Al principio, cuando hacia Bellas Artes en Londres, estuve influenciada por Derrida y Foucault. Vattimo me influenció cuando estudiaba filosofía en Santiago de Compostela. Pero me gustaban otros muchos pensadores y leía muchísimo. Todavía sigo leyendo.

¿Cómo es su proceso creativo?

Mi proceso creativo se basa en hechos cotidianos y en mis circunstancias personales, así como en lo que me rodea. La politica juega un papel muy importante en mi vida, también el medio ambiente.

Cuando creo, me inspira la curiosidad de lo que puede pasar. Llego al estudio con una idea conceptual y se la traslado a mis asistentes para que puedan hacer la obra siguiendo mis instrucciones. Siempre he trabajado con asistentes. A veces me gusta trabajar sin instrucciones definidas, improvisando y experimentado para a ver a dónde me lleva la obra. Yo nunca me aburro haciendo la obra, es más, me excita a ver qué pasa.

¿Es verdad que algo que fue definido como accidente fue lo que la llevó a trabajar la distorsión en su obra? ¿Es verdad, de acuerdo con sus palabras, que Despegó rompiendo el marco?

Se había muerto mi padre y yo siempre pensé que el bastidor era como mi columna vertebral. Cuando se murió mi padre fue como si me quedase sin ella, además coincidió con que mi pareja se fue a vivir a otro país. De repente me quedé sin apoyos. Un dia rompí un bastidor y sentí de inmediato un alivio: había encontrado mi propio lenguaje, y seguí investigándolo desde entonces y hasta ahora.

Miro a la pintura como un objeto, dice usted. ¿Cuál sería el alcance de esa mirada en su obra?

Siempre quise que la pintura se comportara como un objeto, de hecho, para mí se ha convertido en un objeto desde que no tiene que estar necesariamente en la pared colgada. Una vez que sale de la pared, para ponerse en cualquier lugar (suelo, esquina, etc…) la pintura se convierte en escultura.

Sus obras Ashamed y Homeless trabajan no sólo desde la distorsión, también desde un tratamiento del amarillo. Dio en llamar a estas obras: La orina coloreada. ¿Qué incidió para el proceso de esas obras?

Yo nunca he llamado a mis obras “orina coloreada”. Tienen color amarillento, de orina, porque la pintura que utilizaba era la mas barata y los colores mas baratos (amarillo/ocre y blanco).

¿Cuáles son los elementos que más la obsesionan?

Me imagino que la muerte, como a todo el mundo que nace, que es todo el mundo. Vosotros, los mexicanos, teneis obsesion con la muerte, la celebráis, ¿no?

En el momento en que corto el lienzo, me deshago de la grandiosidad de la historia de la pintura. ¿Puede entenderse su obra como un combate con la tradición?

Soy consciente de la tradición, trabajo al lado de la tradición, reconociendola, no combato con ella, sé que está ahí. Sin ella no podría desarrollar mi lenguaje, ya que es una continuación de esa tradición de la historia de la pintura.

¿Qué es lo que toma en su obra y qué desprecia de la tradición de la pintura?

Yo tomo los colores y los temas de la tradición de la pintura. Lo que desprecio es la grandiosad y el miedo, ya que tradicionalmente viene de la iglesia e intimida un poco verla.

Su obra es Emocionalmente cruda, astuta y bruscamente irónica. Así la define el jurado del Premio Nacional de las Artes Plásticas. ¿Está de acuerdo?

Me imagino que sí.

Sucesos como Trump, el Brexit y la desgracia de la Torre Grenfell (falleció una amiga suya y es una tragedia que sucedió muy cerca de su estudio), la han influenciado. ¿Siempre la realidad afecta su obra?

La realidad, desgraciadamente, influencia mucho mi obra. Vivo en el mundo. Soy muy consciente de lo que me rodea. En este momento, Brexit y Trump especialmente me obsesionan.

Que su salud se viera afectada y esté hoy en una silla de ruedas y con ayuda para continuar con su obra, ¿la llevó a repensar su trabajo?

No me hizo repensarlo, sino hacerlo desde la silla. Es otra manera de trabajar, pero siempre tuve muy claro que en cuanto pudiera volvería a trabajar, y así fue.

¿Qué le ha dado Londres que la llevó a vivir y a trabajar en esta ciudad?

La mezcla. Es una ciudad en la que hay mucha mezcla de gente. En esta ciudad hay gente de la mejor de todo el mundo. Hay mucha gente buena aquí. A mi me gusta este sentimiento de poder hacer algo a pesar de que haya alguien muy bueno al lado. La competencia me imagino. Gente muy parecida a mí vive aquí. Todos hemos venido aquí buscando evolucionar.

Bandas musicales como New Order, Cabaret Voltaire y otras bandas Punk ¿qué tanto la han influido?

En primer lugar, el Punk era de los 70, yo era muy pequeña, no lo viví. Yo viví el after punk, esas bandas que mencionas eran after punk. Cuando vine a Londres, venía sedienta de ver musica en directo, de meterme en la movida de Londres. En aquel momento, al final de los 80, UK tenía una música fantástica y yo vine detrás de esa música.

¿Cree que las Ferias de Arte han sumado espectadores interesados en el arte?

Las ferias de arte son un poco un supermercado de lujo. Los artistas no deberian de acudir, es un poco deprimente para los artistas, pero para los profesionales del arte y compradores es fundamental. Las feria de arte hacen que se mueva el arte.

¿Trabaja con curadores? ¿Suman a sus ideas?

Sí, trabajo con comisarios. Me gusta colaborar con ellos y respeto mucho su trabajo. Me parece fundamental para el despliegue e ideologia del discurso artistico.

Noto que mis obras son más directas, más claras, como si tuviera menos tiempo que perder. ¿De qué manera cree que se manifiesta esa manera más directa y más clara?

Ahora dirijo mis obras, paso menos tiempo en el estudio, pero más tiempo para pensar a cerca del trabajo. Cuando llego, sé lo que tengo que hacer.

Con sus obras la crítica se debate en si son pinturas, esculturas o algún tipo de instalación. ¿Usted qué tipo de obra cree que son?

Son pinturas que son esculturas y esculturas que son pinturas.

¿Sigue trabajando el reciclaje en su obra?

Sí. Es una constante en mi trabajo. Pero eso es muy tradicional, los artistas siempre lo han hecho, nadie tira nada. Los materiales son sumamente caros.

¿En qué proyecto se encuentra?

Estoy trabajando en una exposicion individual en Thomas Schulte, Berlin en la que voy a presentar obra nueva en octubre de 2019.