Dodos contra moas

0
No fue hasta mudarse a la capital y descubrir la burocracia en sus bibliotecas que Bruno entendió la suerte que tuvo de niño. La biblioteca provincial no exigía hacer la incómoda tarjeta de asociado...

La adquisición de segundas lenguas

0
Abrí los ojos. Armand estaba de pie cerca del sofá. El círculo de la mordida en mi hombro parecía más la huella de una pelea infantil que la marca de un vampiro. No era un sueño. Mis razones...

Un hilillo de sangre

0
Lleva varias semanas, desde que vio el hilillo de sangre en el inodoro, con la cosa instalada en la cabeza. La batuquea de aquí para allá, sin atreverse aún a entrarle de frente. Estaba...

Agua

0
El golpe de su cuerpo contra el agua. Los sonidos atenuados por la vibración del líquido en sus oídos. Y ese resplandor titilante ante sus ojos: los rayos del sol refractados al atravesar un medio...

En esta calle que antes fue río

0
La lluvia caía a borbotones. —Viví en una calle que antes fue río. Cuando llovía mucho se inundaba y el río volvía, entonces nos poníamos los trajes de baño, saltábamos a la corriente que...

Emperatriz del Bolshoi

Emperatriz se deslizaba casi sin levantar sus lindos pies, como bailando o patinando sobre hielo, sirviendo de ilustración casi etrusca al piso destellante de mármol de Carrara, una especie de espejo descarado, de la...

Costanza

Horizonte

El Aleph es un biombo

Los pies de mi Dorotea

Charcos para Lucila

En nombre del padre

Cosas y sombras

Genio y locura

Rulfo poeta

BAUTA ES GUSANIDAD