El poder de la traducción, máxima de Asymptote

0
298

En Lawrence, Kansas, a 5 de mayo de 2018

Proyecto innovador en la era digital. No hay quizás mejor definición para Asymptote, el sitio en línea dedicado a la producción literaria en sus múltiples géneros que ansía postularse como la entidad digital de referencia por antonomasia. La renovación y la literatura representan sin lugar a duda dos de sus preceptos. No, perdonen. Queda por resaltar lo más relevante que particulariza este proyecto con base, literalmente, en la red: las prácticas de traducción y su poder como instrumentos de interculturalidad sin ningún tipo de fronteras lingüísticas. Fundamentado en el soporte digital, Asymptote aboga por hacer del planeta un lugar de intercambio cultural y literario mediante productos nacidos de la traducción que no necesariamente, es más, en ninguna circunstancia, deben replicar cien por cien su fuente de inspiración. El producto textual traducido debe ser un acto creativo en sí, y nunca un proceso por el que justificar un supuesto copyright.

La misión de Asymptote es, en esencia, explorar la variedad literaria global y ofrecer a sus lectores un soporte de referencia y un acceso instantáneo en la red. Hasta el día de hoy, esta revista digital ha incluido publicaciones inéditas en ochenta y cuatro idiomas diferentes que, en números, superan la participación de más de una centena de países. Las secciones literarias que sirven de base para Asymptote son cuatro: poesía, ficción, no-ficción y teatro. A simple vista, esta categorización parece hasta simplista, pero no lo es. Permítanme ofrecer un ejemplo para justificarlo. En el número más reciente, la categoría de poseía introduce gran variación estilística y temática. Destaca un poema narrativo, más tradicional, escrito en prosa por Aung Khin Myint en birmano, y traducido al inglés con título Trojan Horsemeat por Ko Ko Thett. En contraposición, y a mayores, constituyendo el tratamiento poético de esta revista, se incluye un poema gráfico y visual, originalmente en japonés de manos de Hagiwara Kyojiro, y traducido por Sho Sugita al inglés. Instantáneamente llama la atención el juego entre léxico e imágenes en esta joya artística, lo que Ezra Pound acuñó como phanopeia, un lance de símbolos e imágenes sobre la imaginación que facilitan al lector la recreación visual del contenido textual. Sin embargo, eso no es todo. Asymptote también facilita el acceso a entrevistas de autores y traductores (sirvan de ejemplo Junot Díaz, David Mitchell o Haruki Murakami) y recientemente este proyecto anclado en la traducción como instrumento de producción literaria ha conseguido ampliar su menú cultural con un blog actualizado diariamente, un boletín informativo, un podcast mensual, una sección dedicada a la crítica y guías educativas que acompañan cada número nuevo publicado. Por todo ello, la agenda con afán de internacionalización y los esfuerzos de ampliación de fronteras lingüísticas se encuentran en continua expansión territorial dentro del proyecto de Asymptote, aportando en la red el punto de encuentro y de contacto necesario sin el cual ninguna de estas iniciativas pudiera haber llegado a materializarse.

Actualmente vivimos en un mundo regido casi completamente por inversiones económicas alejadas de las humanidades, lo que popularmente desde siempre se conoció como el universo de las letras; eso sí, antiguamente era objeto que merecía reconocimiento y valoración. Se debe de dejar de subestimar el saber letrado y comenzar a apreciar los esfuerzos de promoción y difusión cultural como Asymptote. Con asiduidad incluso llegan al extremo de tratar de fomentar cultura que por desgracia está quasi-destinada a habitar en un vacío, a un lugar que recuerda mucho al mundo de las ideas platónica. El primer paso para voltear este estado actual se cataliza en la figura del traductor por la que apuesta Asymptote; la agencia de este debe ser visibilizada al completo, de manera que se reconozcan sus méritos en la difusión literaria, y no se oculte así su labor detrás de la figura del autor. El objetivo se sintetiza en conformar una dualidad autor-traductor que no excluya a ninguno de los dos y que, sobre todo, estimule conservar señas y muestras de la fuente originaria, evitando un calco exacto y fluido que haga el texto traducido independiente y superlativo. Efectivamente, Asymptote logra con eficacia un balance entre visibilizar al traductor y priorizar al autor de la pieza primigenia, cuyo resultado interrumpe célebremente el flujo informativo con eje angloparlante. Esta no hegemonía de la lengua inglesa se promueve asimismo con la involucración de comunidades lingüísticas varias, editores en seis continentes y colaboradores ilusionados de elevar sus creaciones a la posición que se merece en la sociedad de hoy en día.

Asymptote se despliega con miras a un futuro, un nuevo tiempo, o quizás recuperación, cuyos cimientos son las letras, la literatura, el multilingüismo y la permanente interacción global y en línea entre sus acreedores.

https://www.asymptotejournal.com/